Tartaletas de puerros, calabacín y bacon

Hoy vamos con una de esas entradas que os hacen creer que sé cocinar. Vamos a ver, algo cocino, en esta casa no entran alimentos preparados más que ocasionalmente y os juro que nos alimentamos. El problema pudiera ser que mi referente sea mi madre, que cocina de maravilla. En la adolescencia su fama se fue extendiendo entre nuestros amigos (somos 5 hermanos muy sociables) así que, cada vez que alguno de nosotros tenía una fiesta o se iba de excursión con los amigos de turno, no había discusión: todos pedían que fuese Mar la madre que preparase las tortillas de patatas. Y Mar las preparaba con todo el amor del mundo. Así que yo cocino, hago mis recetillas, pero me cuesta decir que sé cocinar, porque con muchos platos no me atrevo.

IMG_9588

Por eso me encanta seguir blogs de cocina para encontrar inspiración y salirme de lo habitual. Y así me ha pasado con esta receta tan facilita que encontré en el blog de Laura Carbone, Laschiscetta. A Laura la sigo desde mis comienzos en Instagram, creo que básicamente para descubrir cómo ser tan buena cocinera y ¡tener ese tipazo! Pero además, da ideas muy buenas para la cocina del día a día y con un toque italiano, que más se puede pedir. En cuanto vi estas tartaletas le prometí que las cocinaría. A los pocos días en Hema encontré de casualidad los moldes adecuados y esa misma noche decidí convertirlas en nuestra cena. El caso es que he pensado que estaría bien publicarlas en el blog, porque cumplen mis dos principios básicos en la cocina, son fáciles y resultonas. Yo sustituí la salchicha de la receta original por tiras de bacon y añadí calabacín, por pura improvisación sobre la marcha, pero quiero repetirlas siguiendo la receta de Laura.

mini quiche

Preparación

1. Después de lavar bien los puerros, los cortamos en rodajas. Pelamos el calabacín y lo cortamos en cuadrados pequeños. Ponemos ambos a pochar en una sartén con aceite durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, añadimos un vaso de agua caliente y lo cubrimos, dejando que se cocine a fuego suave.

2. Freímos el bacon en tiras pequeñas.

3. En un bol ponemos el calabacín, los puerros, el bacon y le añadimos el huevo batido y el queso rallado, mezclando todos los ingredientes.

4. Precalentar el horno a 200 grados.

5. Extendemos la base del hojaldre y cortamos discos para forrar nuestros moldes. Yo utilicé un aro de emplatar con un diámetro un poco mayor, de esta forma quedan perfectos. Podéis engrasar los moldes con un poco de mantequilla para evitar que las tartaletas se peguen. No olvidéis pinchar un poco la base con un tenedor para evitar que el hojaldre suba demasiado.

6. Pasamos la mezcla que teníamos en el bol a cada molde y los metemos al horno durante unos 25-30 minutos.

IMG_9590

Sólo deciros que Mateo y Julia las devoraron. Al día siguiente mi marido se las llevó como tentempié de media mañana al trabajo y parece ser que las compartió con algún compañero de oficina y gustaron mucho. {No voy a hacer comentarios sobre este tema de compartir el bocata en el recreo con los compis, porque se me escapa}

¡Espero que os animéis a probarlas!