Una sesión de boda, 61 años después

Como sabéis, me encanta la fotografía. Desde que tengo uso de razón, recuerdo pedirle a mi madre que me bajase de un altillo varias cajas, llenas de fotos en blanco y negro, que a mí me parecían un auténtico tesoro. Fotos de familiares que ni siquiera había llegado a conocer, que posaban muy serios en fotos de estudio o sonreían en fiestas populares, el día de su boda o comiendo una tortilla en la playa. De hecho, tengo grabada una foto de mi abuela y mis tías abuelas, paseando por el centro de Santander, tan guapas, tan jóvenes, tan elegantes, que siempre me traslada a imaginar sus vidas allá por los años 40.

Por eso me ha parecido tan tierna esta historia de Dorothy y Donald Lutz. Cuando se casaron hace 61 años, el fotógrafo de boda no se presentó, así que ellos se quedaron sin una sola foto que atestiguase el momento. Su nieta política, Lauren Wells, que trabaja como wedding planner, escuchó la historia mientras comía con ellos para celebrar su  aniversario. Y se le ocurrió esta maravillosa idea. Con globos de colores que tenía de una boda que había organizado el día anterior y algunos props más, les montó una sesión basada en Up. La pareja de ancianos ni siquiera conocía la película, pero se prestaron gustosos a la idea y fijaros qué fotos tan entrañables y al mismo tiempo, tan divertidas.

UpAnniversary-60-650x973UpAnniversary-65-650x973UpAnniversary-63-650x973UpAnniversary-43-650x973UpAnniversary-79-650x973UpAnniversary-116-650x973UpAnniversary-24-650x973UpAnniversary-35-650x973UpAnniversary-109-650x973UpAnniversary-39-650x973via

¿No os entran ganas de achucharlos? He querido compartirlo con vosotros porque me encanta la gente creativa y las historias con final feliz. ¡Espero que os guste!