Me pido esta casa #1.

Creo que de todas las e-magazines que circulan por la red sobre decoración, Est Magazine es mi preferida. Porque aunque su origen es australiano, siempre tiene ese cierto toque nórdico que tanto me gusta. Y si no, mirad la maravillosa casa que aparece en su último número.

8443337957_0e749ee153_o8443337883_4ec92852fd_o8443338013_34677cd140_oSe trata de la vivienda de la arquitecta Eva van Dongen, su marido Freek Tromp y sus dos hijos pequeños, Flynn de 3 años y Luz, recién nacida. Creo que ha sido amor a primera vista. Me encanta la paleta cromática de blanco-negro-gris, rota con algunos elementos decorativos en madera, que le confieren un aspecto limpio, sobrio y armónico. Los pequeños edificios y otras piezas que veis en las imágenes, como las tablas en forma de nube o el taburete, provienen de su tienda online Orphan Shocks.

8444428916_6e29d564d9_o

8444429334_cb8f518af0_oLa habitación de Flynn me parece perfecta en su simplicidad. Con la cama R de la firma holandesa Rafa-Kids, ideal para niños que acaban de dejar la cuna (y a la que se puede acoplar otra cama superior para crear una litera con un diseño realmente moderno), y la mecedora de los Eames, que cómo os conté aquí, fue mi regalo para mi sobrino Jorge al nacer. Me gusta mucho también la figura del caballito Dala en cartón.

8443338117_c52d469883_oPor cierto, si os gustan este estilo de piezas de madera, en Muji tenéis lo que ellos llaman Ciudad en una caja, y que recrea monumentos famosos de ciudades como Nueva York, Londres o París.

5055321398430_l 5055321398447_l

¡Buen fin de semana!

 

 

Una cabaña en Noruega.

Imagino que la mayoría de vosotros estará deseando que comience la primavera y llegue con ella el buen tiempo. Pero todavía nos queda el último tramo del invierno, y hay que reconocer que es una estación que tiene su lado bueno. Sobre todo cuando vemos imágenes como las que siguen. ¿A quién no le gustaría escaparse unos días a esta cabaña en un paraje tan idílico de Noruega?

Let-it-Snow-003

Let-it-Snow-046-(2)

Su propietario siempre había soñado con construir su propia casa, así que no perdió la oportunidad de comprar una vieja cabaña para restaurarla por completo, proceso que le llevó año y medio. Como comprobaréis, el resultado es un vivienda de planta abierta, decorada con una variada paleta de tonos grises, que quizás nos sorprenda por el contraste con los tonos más claros que solemos asociar al estilo nórdico. Sin embargo su decoración resulta igualmente acogedora.

Let-it-Snow-020Let-it-Snow-026Let-it-Snow-029El uso de la madera como revestimiento de suelos, paredes y techo (con esas preciosas vigas a la vista) confiere a la vivienda un carácter muy cálido. Me encanta ese enorme sofá Chester frente a la chimenea.

Let-it-Snow-031Muchas de las piezas fueron compradas por el propietario en anticuarios de Francia, Bélgica o España, como esta antigua caja fuerte.

Let-it-Snow-022

La cocina se construyó utilizando madera de roble de una antigua granja. Para el suelo se eligió una piedra caliza belga, cortada a mano para crear ese efecto decorativo de espiga, que también se repite en el suelo del salón.

¿No es preciosa?¿Quién no se visualiza frente a esa enorme chimenea, tomando un chocolate caliente mientras ve caer una preciosa nevada?

¡Espero que os haya gustado!

 Via Interior Magasinet