Me pido esta casa #1.

Creo que de todas las e-magazines que circulan por la red sobre decoración, Est Magazine es mi preferida. Porque aunque su origen es australiano, siempre tiene ese cierto toque nórdico que tanto me gusta. Y si no, mirad la maravillosa casa que aparece en su último número.

8443337957_0e749ee153_o8443337883_4ec92852fd_o8443338013_34677cd140_oSe trata de la vivienda de la arquitecta Eva van Dongen, su marido Freek Tromp y sus dos hijos pequeños, Flynn de 3 años y Luz, recién nacida. Creo que ha sido amor a primera vista. Me encanta la paleta cromática de blanco-negro-gris, rota con algunos elementos decorativos en madera, que le confieren un aspecto limpio, sobrio y armónico. Los pequeños edificios y otras piezas que veis en las imágenes, como las tablas en forma de nube o el taburete, provienen de su tienda online Orphan Shocks.

8444428916_6e29d564d9_o

8444429334_cb8f518af0_oLa habitación de Flynn me parece perfecta en su simplicidad. Con la cama R de la firma holandesa Rafa-Kids, ideal para niños que acaban de dejar la cuna (y a la que se puede acoplar otra cama superior para crear una litera con un diseño realmente moderno), y la mecedora de los Eames, que cómo os conté aquí, fue mi regalo para mi sobrino Jorge al nacer. Me gusta mucho también la figura del caballito Dala en cartón.

8443338117_c52d469883_oPor cierto, si os gustan este estilo de piezas de madera, en Muji tenéis lo que ellos llaman Ciudad en una caja, y que recrea monumentos famosos de ciudades como Nueva York, Londres o París.

5055321398430_l 5055321398447_l

¡Buen fin de semana!

 

 

La Plastic Side Chair de los Eames.

Recientemente he podido ver el documental Charles & Ray Eames: el Arquitecto y la Pintora, estrenado hace unos meses en Canal Plus. Os lo recomiendo si sois unos fanáticos del diseño como yo y seguidores de la obra de este torrente creativo que constituyó el matrimonio de los Eames. A través de cartas, fotografías, películas y entrevistas con sus familiares y colaboradores, podemos recorrer la historia de su proceso sentimental y creativo durante casi cuatro décadas.

Sin duda, es maravilloso poder adentrarse en el universo de esta pareja de diseñadores, que revolucionó todo el proceso de la creación industrial a partir de la década de los años cuarenta. En plena crisis del sistema, su lema “lo máximo de lo mejor para el mayor número de gente y por lo mínimo” resume a la perfección el planteamiento de sus creaciones.

Como adicta a sus diseños, me resulta especialmente difícil escoger solo uno, pero hoy voy a centrarme, como habréis adivinado por las fotos, en la Plastic Side Chair. Su nombre oficial es DSW (Dining Side Wood) y el modelo actual es una revisión de la original, conocida como Fiberglass Chair. Fue diseñada por los Eames en 1950 con la colaboración de la empresa Zenith Plastics, para un concurso de Mobiliario Low Cost organizado por el MOMA de Nueva York. Fue la primera silla en plástico de fabricación industrial.

Originariamente, su asiento estaba fabricado en fibra de vidrio blanco y las patas eran de nogal americano. En la actualidad, las encontramos en polipropileno con múltiples tonalidades y patas metálicas, aunque a mi me gusta más en su versión original.

Estoy absolutamente enamorada de ellas y serán la próxima compra para mi casa. Además, existen hoy en día unas réplicas maravillosas si no estáis dispuestos a pagar el precio original de las editadas por Vitra. Personalmente os recomiendo la tienda online Decora tu alma. Allí adquirí la Rocking Chair como regalo para mi sobrino Jorge y él, y especialmente su madre, están encantados con ella.

¿Algún Eamesadicto confeso entre vosotros?