Currently loving… yellow!

En mi familia saben que yo era una persona muy de etapas, o más bien, muy de obsesiones. Cuando me daba por una cosa era horrible, porque me obsesionaba con ello y no podía centrarme en nada más. Me pasó con algunos discos, como por ejemplo el Mellon Collie and the Infinite Sadness de Los Smashing Pumpkins, que podía oir mil veces a lo largo del día. O cuando me dio por el punto de cruz y me quedaba hasta las 4 de la mañana borda que te borda. O la temporada en que iba vestida con camisetas de las Supernenas y bolsos de Pucca para desesperación de mi madre. Como veis, obsesiones de lo más dispares, pero cuyo común denominador era la intensidad con que las vivía. El paso del tiempo consiguió hacerme una persona mucho más centrada, con sus pequeñas locuras controladas. Pero sigo viendo en mí atisbos de aquella adolescente cuando descubro por ejemplo que en mis fotos y en mi vida diaria se ha colado el color amarillo. amarilloamarillo_dagligamarillo 3amarillo 5amarillo 6

Ya sea en la ropa que les compro a Mateo y Julia, como ese chubasquero de Zara que me enamoró en cuanto lo vi, o en los complementos en los que me fijo para mi casa. ¡Incluso en las flores! En la floristería a la que suelo acudir no se creían que estuviese pidiendo mimosa y ranúnculos amarillos. Será que el invierno ha sido especialmente gris o que ya tenemos muchas ganas de luz y días más largos. Será que buscamos colores vibrantes que nos trasmitan energía y positivismo, pero el amarillo es tendencia (sólo hay que mirar los lookbooks de la nueva temporada) y a mí me encanta.

Espero que tengáis un feliz fin de semana ahora que por fin ha salido el sol.