El último Miffy del Bazar San Carlos

miffyHoy no he podido resistirme a contaros un pensamiento que me ronda estos días. Ése que veis en la foto es el último conejito Miffy que quedaba en el Bazar San Carlos, una juguetería mítica de Santander que anunciaba su cierre hace unas semanas. Cuando mi hermana me lo contó, no podía creerlo. No sabéis la de recuerdos que tengo de esa juguetería, me fascinaba desde que era pequeña. Podía pasarme horas ante aquella enorme vitrina llena de casitas de juguete, con sus preciosas miniaturas y sus habitantes congelados en el tiempo. De hecho, tengo una casita guardada en el trastero de mi madre, a medio montar y mi idea es retomar su decoración cuando Julia sea un poco más grande.

Todo esto os lo cuento porque me da una pena inmensa que se cierre un negocio como ése, que ha llenado de magia y preciosos momentos a varias generaciones de niños. Así que uno de mis propósitos de este 2014 será sin duda comprar en el pequeño comercio. Por muchísimas razones. Quizás no nos damos cuenta, pero cada vez que compramos en las tiendas de nuestro alrededor, en las pequeñas tiendas, estamos también optando por el tipo de sociedad que construimos (y el tipo de ciudades en que vivirán nuestros hijos). Estamos apoyando a gente valiente y emprendedora, que lucha por sacar adelante su negocio en medio de la brutal crisis en la que vivimos. Encontramos un trato personalizado, generalmente mucho más amable y atento y ésto es innegable, un producto mucho más original y de mayor calidad. Vivo en una zona bastante comercial y eso es un lujo para mi. Poder pasearse por el barrio, lleno de vida gracias a esas pequeñas tiendecitas… Incluso volver al mercado de toda la vida (lo de llevar una alimentación más sana también es otra de mis preocupaciones actuales).

miffy

Por eso quizás me consuela un poco que este último Miffy haya sido el juguete preferido por Julia estas navidades. A todas partes la acompaña y al llegar del cole es lo primero que corre a buscar cada tarde. Tal vez nos queda la esperanza de que las nuevas generaciones sepan valorar las cosas de otro modo. ¡Espero no pecar de ingenua!

 

Compártelo

7 pensamientos en “El último Miffy del Bazar San Carlos

  1. Que bonita entrada!!!!!! Creo que en estos días todos hemos sido testigos de cierres de negocios miticos en nuestras vidas, me uno a tu proposito de intentar comprar más en el comercio local!

  2. Una triste historia que por desgracia todos conocemos… Es horrible como este tipo de cosas no paran de suceder… Estoy totalmente de acuerdo contigo!

  3. Hola María,

    Acabo de descubrir tu cuenta de IG, que me ha gustado tanto que me ha hecho ir directa a tu blog.
    Me gusta mucho lo que a ti te gusta, la fotografía, el estilo nórdico, Madrid, el norte de España, …y mi hijo mayor se llama Mateo. Jajaja esto último ya ha hecho que me caigas fenomenal.

    A lo que iba, me gustaría saber cómo has pasado de usar tu cámara réflex a lanzarte al modo manual y a los SW de retoque. Yo tengo una Nikon Réflex que me regalaron hace un año y si bien ha habido un antes y un después en mis fotos, no consigo liberarme del automático y de las 4 funciones básicas, más que nada porque como cualquier madre trabajadora con 2 hijos pequeños, no tengo mucho tiempo e intento ser autodidacta.

    Si hay algún curso, tutorial, libro que me recomendaras, y que no hable un idioma de alto experto, te lo agradecería. No quiero que pasen mis viajes, mis historias, y los mejores años de mis hijos mal fotografiados 

    Gracias por adelantado

    • Hola Elena:

      Bienvenida a Daglig!! Me alegro de que hayas dado el paso de IG al blog. Mateo, qué bonito nombre!! jajajaja.

      En este post os comentaba cómo dí yo ese paso, gracias a los cursos de La Bici Vermella. (http://www.daglig.es/archivos/tag/la-bicicleta-vermella) Me parece una opción estupenda para lanzarse. Al ser online, tú puedes organizarte el día y aprovechar, por ejemplo, que los niños están en la cama ya, para sacar un ratito y meterte en el curso. Te lo recomiendo de verdad, para mi fue un ante y un después.

      Ya me contarás!!! Un saludo y espero seguir viéndote por aquí!

  4. Hola María,
    acabo de conocer tu blog, leyendo el de la Tortuguita Blanca y me ha encantado, pero esta entrada en particular me ha emocionado. La historia de esa juguetería y el último Miffy -que siempre me han parecido una monería- es muy tierna. Tienes toda la razón en que somos nosotros con nuestras elecciones los que construimos la sociedad en la que vivimos, deberíamos tener más conciencia de lo que están pasando los comercios, los de toda la vida y los más recientes. Es una pena ver las calles desiertas y los centros comerciales hasta arriba de gente. Me has animado a compartir tu propósito para este año, esperemos que lo siga mucha gente :)
    Me ha gustado mucho leerte.
    Un saludo.

    P.d. el bizcocho de yogur también lo hago, pero siempre con un sólo yogur, el próximo llevará dos, a ver que tal :)

    • Hola Susana:

      Me alegra que te haya gustado, esta entrada es especial para mí. Cada vez que veo el cartel de liquidación por cierre en las tiendas que me rodean, me da un pellizco el corazón. Porque sé que detrás de esta tienda hay personas luchadoras que llevan años intentando salir adelante.Y también familias enteras que dependían de esa tienda. Así que es un poco como una derrota colectiva. Esperemos de corazón que la situación mejore, sobre todo por nuestros hijos. Gracias por tomarte tu tiempo para comentar. Nos seguimos!! Un beso!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *