Regalo para el día del Padre.

Julia le ha descubierto sin querer nuestro regalo a su padre, así que podemos mostrarlo ya. Además, es un detalle bueno, bonito y barato por si andáis sin ideas para el martes.

_MG_3753El “padre” de nuestra casa es un tipo singular, podemos apostar que cae bien al 99% de las personas que le conocen (ese otro 1% son raros), amigo de sus amigos, simpático, inteligente, curioso, divertido, cariñoso, pero sobre todo es un padrazo. Así que entre otras cosas, hemos querido tener un detalle con él regalándole algunas cervezas especiales, de esas que no te tomas todos los días. Como no tenemos mucha idea del tema, fuimos a un establecimiento especializado para que nos ayudasen a elegir diferentes variedades. Lo demás es fácil, una caja que tenemos por casa (gracias a mi amiga Laura, que me chivó que en AKI tenían un lote de cinco cajas de madera blancas de diferentes tamaños por menos de 20 €), una mini blonda a la que pusimos una pegatina de bigotes que compramos en Souffé y una tarjeta donde le escribimos diez razones por las que nos “mola”.

_MG_3711_MG_3718Hemos triunfado con el regalo. Creo que ya se visualiza viendo a su adorado Alonso mientras “degusta” cada una de las cervezas. Conociéndole, le va a encantar además investigar sobre cada especialidad, su historia, origen y todo esos datos que a él le gustan. Mateo insitía en meter también unas patatas fritas porque según su opinión son indispensables para ver la Fórmula 1, pero el afán de su hermana por abrir todos los armarios de la casa no nos ha dejado oportunidad.

¡Espero que os guste la idea!

Pizarreando.

Me vuelven loca las pizarras. En mi casa tengo varias, que nos vienen genial para ir dejándonos mensajitos domésticos o para que mis hijos pasen las tardes de lo más entretenidos. Pero parece que este efecto pizarra se ha extendido por doquier, sólo hace falta asomarse a Pinterest. Así que me encantó descubrir otro día este tutorial para conseguir hacer tus propias imágenes. Sólo tenéis que descargaros los diferentes fondos de pizarra (aquí) y las  fuentes que aparecen (aunque también sirven muchas de las que seguro ya utilizáis) Yo lo hice con Photoshop, pero servirá cualquier programa de edición de imagen. Por ejemplo, en el tutorial utilizaron Picasa para componer sus carteles.

Y ahora ¡a pizarrear!