Doméstico, la compañía del hogar

Cuánto tiempo hace que no os contaba nada. En parte, ha sido algo premeditado, en junio decidí tomarme las cosas con más calma y pasar más tiempo con mis peques. Luego la mudanza (y lo que me queda), las vacaciones, etc, han hecho que el blog haya estado más callado que de costumbre. Pero hoy vuelvo para contaros uno de los planes que más he disfrutado este verano en Santander: el Patiochico de Doméstico, la compañía del hogar.

domestico_santander1

Hace aproximadamente un año, subía medio corriendo la cuesta de Lope de Vega, porque era noche de chicas y había quedado con mis amigas para tomarnos unos mojitos de fresa en La Escondida. De repente, en la otra acera, vi a una chica que se afanaba en colocar lo que, desde varios metros de distancia,  me pareció un escaparate irresistible. Así que en un impulso, tuve que cruzar la calle para descubrir LA TIENDA, Doméstico. Era justo la noche antes de su inauguración. y su propietaria, María Arancil, debió asustarse un poquito ante la loca que pegaba la nariz en su cristalera, intentando no dar gritos de emoción ante lo que veía. A los dos días, volví de nuevo para descubrir el proyecto de esta joven arquitecta, que después de trabajar en Madrid y viajar por todo el mundo, decidió volver a sus raíces y abrir un estudio de Arquitectura y su propia tienda, para acercar su trabajo a través de pequeños objetos del hogar en un espacio muy singular, fruto de una preciosa restauración. IMG_2502IMG_2508IMG_2513IMG_2207IMG_2211IMG_2206

Para mí se ha convertido en visita obligada en cuanto llego a Santander. Me encanta pasarme por allí para charlar con María y ver todas las novedades que va incorporando a la tienda.Y de esta manera poder ver muchas de los productos que tengo “fichados” en blogs internacionales de decoración o conocer nuevas marcas que María descubre a través de sus viajes. Y si estoy en Madrid, siempre me queda el recurso de pasarme por su recién inaugurada tienda online. Pero además este verano, María ha abierto el Patiochico, un espacio al que se accede a través de la tienda, y que ha servido para relajadas tardes con amigos, tomándonos una deliciosa limonada del gastrocorner de Doméstico o leyendo publicaciones y revistas de decoración de diferentes países.

IMG_2549IMG_2521IMG_2533IMG_2536IMG_2540IMG_2597IMG_2589Así que aquí tenéis mi primera recomendación para todos aquellos que me habéis preguntado por sitios especiales en Santander. Detrás de Doméstico vais a encontrar el sueño de una emprendedora, decidida a llenar nuestras casas de diseño y de cosas bonitas. Una selección personal de productos únicos, bellos, diferentes y originales que María busca con todo el cariño para sorprender a la clientela de esta Concept Store. ¡No os la podéis perder!

 

Currently loving… yellow!

En mi familia saben que yo era una persona muy de etapas, o más bien, muy de obsesiones. Cuando me daba por una cosa era horrible, porque me obsesionaba con ello y no podía centrarme en nada más. Me pasó con algunos discos, como por ejemplo el Mellon Collie and the Infinite Sadness de Los Smashing Pumpkins, que podía oir mil veces a lo largo del día. O cuando me dio por el punto de cruz y me quedaba hasta las 4 de la mañana borda que te borda. O la temporada en que iba vestida con camisetas de las Supernenas y bolsos de Pucca para desesperación de mi madre. Como veis, obsesiones de lo más dispares, pero cuyo común denominador era la intensidad con que las vivía. El paso del tiempo consiguió hacerme una persona mucho más centrada, con sus pequeñas locuras controladas. Pero sigo viendo en mí atisbos de aquella adolescente cuando descubro por ejemplo que en mis fotos y en mi vida diaria se ha colado el color amarillo. amarilloamarillo_dagligamarillo 3amarillo 5amarillo 6

Ya sea en la ropa que les compro a Mateo y Julia, como ese chubasquero de Zara que me enamoró en cuanto lo vi, o en los complementos en los que me fijo para mi casa. ¡Incluso en las flores! En la floristería a la que suelo acudir no se creían que estuviese pidiendo mimosa y ranúnculos amarillos. Será que el invierno ha sido especialmente gris o que ya tenemos muchas ganas de luz y días más largos. Será que buscamos colores vibrantes que nos trasmitan energía y positivismo, pero el amarillo es tendencia (sólo hay que mirar los lookbooks de la nueva temporada) y a mí me encanta.

Espero que tengáis un feliz fin de semana ahora que por fin ha salido el sol.

 

 

 

 

Una sesión de boda, 61 años después

Como sabéis, me encanta la fotografía. Desde que tengo uso de razón, recuerdo pedirle a mi madre que me bajase de un altillo varias cajas, llenas de fotos en blanco y negro, que a mí me parecían un auténtico tesoro. Fotos de familiares que ni siquiera había llegado a conocer, que posaban muy serios en fotos de estudio o sonreían en fiestas populares, el día de su boda o comiendo una tortilla en la playa. De hecho, tengo grabada una foto de mi abuela y mis tías abuelas, paseando por el centro de Santander, tan guapas, tan jóvenes, tan elegantes, que siempre me traslada a imaginar sus vidas allá por los años 40.

Por eso me ha parecido tan tierna esta historia de Dorothy y Donald Lutz. Cuando se casaron hace 61 años, el fotógrafo de boda no se presentó, así que ellos se quedaron sin una sola foto que atestiguase el momento. Su nieta política, Lauren Wells, que trabaja como wedding planner, escuchó la historia mientras comía con ellos para celebrar su  aniversario. Y se le ocurrió esta maravillosa idea. Con globos de colores que tenía de una boda que había organizado el día anterior y algunos props más, les montó una sesión basada en Up. La pareja de ancianos ni siquiera conocía la película, pero se prestaron gustosos a la idea y fijaros qué fotos tan entrañables y al mismo tiempo, tan divertidas.

UpAnniversary-60-650x973UpAnniversary-65-650x973UpAnniversary-63-650x973UpAnniversary-43-650x973UpAnniversary-79-650x973UpAnniversary-116-650x973UpAnniversary-24-650x973UpAnniversary-35-650x973UpAnniversary-109-650x973UpAnniversary-39-650x973via

¿No os entran ganas de achucharlos? He querido compartirlo con vosotros porque me encanta la gente creativa y las historias con final feliz. ¡Espero que os guste!

Mi moodboard

Resulta que llevo una semana haciendo el curso Hello! Blogging que imparten Bea de Con botas de agua, Bego de Tea on the Moon y Mar y María de Bebestilo. ¡Y contentísima! Me está gustando mucho el enfoque y la verdad es que lo encuentro de lo más motivador. Si me seguís por Instagram veréis que hay muchas fotos de mi día a día, pero también talleres o excursiones que hacemos, que me encantaría compartir con vosotros a través de un post, pero que la mayoría de las veces se quedan en el tintero. En ocasiones por falta de tiempo, pero siendo sincera, otras veces por falta de motivación. Así que espero que el curso me ayude a centrarme y haga que mi proceso de escribir un post no necesite ¡un mes! El caso es que esta primera semana nos han pedido que como ejercicio hagamos un Moodboard para inspiranos en la imagen que queremos para nuestro blog. Colores, texturas, telas, tipografías, objetos que para nosotros tengan algún significado. Y éste ha sido mi resultado.

moodboard2

Me he centrado fundamentalmente en su aspecto, a través de algunos de los objetos que veis en mis fotografías. Cosas bonitas de las que me gusta rodearme cuándo estoy trabajando: papeles, cordeles, materiales como la madera y el cartón, tickets de viajes, fotografías, ilustraciones. O mi más reciente adquisición, esa tabla de madera con un mensaje precioso de Paper Dream (que mi marido quiere robarme para su oficina). Son objetos de mi universo personal, al que acudo para inspirarme y relajarme. Y un pequeño cartelito que define perfectamente uno de los lemas de mi vida: find joy in the everyday. La vida es la suma de pequeños momentos llenos de magia. Espero que os haya gustado conocerme un poco más.

34

5678