Doméstico, la compañía del hogar

Cuánto tiempo hace que no os contaba nada. En parte, ha sido algo premeditado, en junio decidí tomarme las cosas con más calma y pasar más tiempo con mis peques. Luego la mudanza (y lo que me queda), las vacaciones, etc, han hecho que el blog haya estado más callado que de costumbre. Pero hoy vuelvo para contaros uno de los planes que más he disfrutado este verano en Santander: el Patiochico de Doméstico, la compañía del hogar.

domestico_santander1

Hace aproximadamente un año, subía medio corriendo la cuesta de Lope de Vega, porque era noche de chicas y había quedado con mis amigas para tomarnos unos mojitos de fresa en La Escondida. De repente, en la otra acera, vi a una chica que se afanaba en colocar lo que, desde varios metros de distancia,  me pareció un escaparate irresistible. Así que en un impulso, tuve que cruzar la calle para descubrir LA TIENDA, Doméstico. Era justo la noche antes de su inauguración. y su propietaria, María Arancil, debió asustarse un poquito ante la loca que pegaba la nariz en su cristalera, intentando no dar gritos de emoción ante lo que veía. A los dos días, volví de nuevo para descubrir el proyecto de esta joven arquitecta, que después de trabajar en Madrid y viajar por todo el mundo, decidió volver a sus raíces y abrir un estudio de Arquitectura y su propia tienda, para acercar su trabajo a través de pequeños objetos del hogar en un espacio muy singular, fruto de una preciosa restauración. IMG_2502IMG_2508IMG_2513IMG_2207IMG_2211IMG_2206

Para mí se ha convertido en visita obligada en cuanto llego a Santander. Me encanta pasarme por allí para charlar con María y ver todas las novedades que va incorporando a la tienda.Y de esta manera poder ver muchas de los productos que tengo “fichados” en blogs internacionales de decoración o conocer nuevas marcas que María descubre a través de sus viajes. Y si estoy en Madrid, siempre me queda el recurso de pasarme por su recién inaugurada tienda online. Pero además este verano, María ha abierto el Patiochico, un espacio al que se accede a través de la tienda, y que ha servido para relajadas tardes con amigos, tomándonos una deliciosa limonada del gastrocorner de Doméstico o leyendo publicaciones y revistas de decoración de diferentes países.

IMG_2549IMG_2521IMG_2533IMG_2536IMG_2540IMG_2597IMG_2589Así que aquí tenéis mi primera recomendación para todos aquellos que me habéis preguntado por sitios especiales en Santander. Detrás de Doméstico vais a encontrar el sueño de una emprendedora, decidida a llenar nuestras casas de diseño y de cosas bonitas. Una selección personal de productos únicos, bellos, diferentes y originales que María busca con todo el cariño para sorprender a la clientela de esta Concept Store. ¡No os la podéis perder!

 

Compártelo

Tartaletas de puerros, calabacín y bacon

Hoy vamos con una de esas entradas que os hacen creer que sé cocinar. Vamos a ver, algo cocino, en esta casa no entran alimentos preparados más que ocasionalmente y os juro que nos alimentamos. El problema pudiera ser que mi referente sea mi madre, que cocina de maravilla. En la adolescencia su fama se fue extendiendo entre nuestros amigos (somos 5 hermanos muy sociables) así que, cada vez que alguno de nosotros tenía una fiesta o se iba de excursión con los amigos de turno, no había discusión: todos pedían que fuese Mar la madre que preparase las tortillas de patatas. Y Mar las preparaba con todo el amor del mundo. Así que yo cocino, hago mis recetillas, pero me cuesta decir que sé cocinar, porque con muchos platos no me atrevo.

IMG_9588

Por eso me encanta seguir blogs de cocina para encontrar inspiración y salirme de lo habitual. Y así me ha pasado con esta receta tan facilita que encontré en el blog de Laura Carbone, Laschiscetta. A Laura la sigo desde mis comienzos en Instagram, creo que básicamente para descubrir cómo ser tan buena cocinera y ¡tener ese tipazo! Pero además, da ideas muy buenas para la cocina del día a día y con un toque italiano, que más se puede pedir. En cuanto vi estas tartaletas le prometí que las cocinaría. A los pocos días en Hema encontré de casualidad los moldes adecuados y esa misma noche decidí convertirlas en nuestra cena. El caso es que he pensado que estaría bien publicarlas en el blog, porque cumplen mis dos principios básicos en la cocina, son fáciles y resultonas. Yo sustituí la salchicha de la receta original por tiras de bacon y añadí calabacín, por pura improvisación sobre la marcha, pero quiero repetirlas siguiendo la receta de Laura.

mini quiche

Preparación

1. Después de lavar bien los puerros, los cortamos en rodajas. Pelamos el calabacín y lo cortamos en cuadrados pequeños. Ponemos ambos a pochar en una sartén con aceite durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, añadimos un vaso de agua caliente y lo cubrimos, dejando que se cocine a fuego suave.

2. Freímos el bacon en tiras pequeñas.

3. En un bol ponemos el calabacín, los puerros, el bacon y le añadimos el huevo batido y el queso rallado, mezclando todos los ingredientes.

4. Precalentar el horno a 200 grados.

5. Extendemos la base del hojaldre y cortamos discos para forrar nuestros moldes. Yo utilicé un aro de emplatar con un diámetro un poco mayor, de esta forma quedan perfectos. Podéis engrasar los moldes con un poco de mantequilla para evitar que las tartaletas se peguen. No olvidéis pinchar un poco la base con un tenedor para evitar que el hojaldre suba demasiado.

6. Pasamos la mezcla que teníamos en el bol a cada molde y los metemos al horno durante unos 25-30 minutos.

IMG_9590

Sólo deciros que Mateo y Julia las devoraron. Al día siguiente mi marido se las llevó como tentempié de media mañana al trabajo y parece ser que las compartió con algún compañero de oficina y gustaron mucho. {No voy a hacer comentarios sobre este tema de compartir el bocata en el recreo con los compis, porque se me escapa}

¡Espero que os animéis a probarlas!

Compártelo

Wish List para la habitación de Mateo y Julia

Estoy en plena remodelación de la habitación de los niños. Hemos cambiado sus camitas por unas literas, para tener más espacio y poder colocar un escritorio para que Mateo pueda tener un sitio propio dónde estudiar. También hemos comprando una pequeña estantería String, de la que llevaba enamorada meses. El caso es que creo que la habitación infantil es uno de los espacios que más disfruto decorando. Y sin duda el que más cambios ha sufrido a lo largo de los años, para ir adaptándonos a las necesidades de los niños según van creciendo, y para qué negarlo, porque me encanta ir poniendo y quitando cosas y darle un aire nuevo cada pocos meses. El caso es que buscando inspiración en Pinterest encontré la preciosa habitación de Della, la hija de 18 meses de Sandra y Marcus. Estos dos diseñadores suecos crearon la marca Miniwilla, cuyos divertidos póster seguramente habréis visto en múltiples ocasiones en diferentes blogs de decoración.

mini4mini2mini3945a687eb1858aedbfb650504eb4b528

La habitación de Della me gusta por varias razones. Primero, por la utilización del color blanco en suelos y paredes, que consigue esos espacios visualmente tan limpios y luminosos. Segundo, porque han optado por un estilo ecléctico, mezclando muebles de estilo infantil con otras piezas de diseño, como la mesita DLM o la estantería String, junto con aparadores de gran capacidad, que permiten mantener la habitación recogida y ordenada. Pero es que además, para decorar este espacio infantil, han recurrido a varios objetos que tengo fichados en mi Wish List para la habitación de Mateo y Julia, como los propios pósters de Miniwilla, la mochila Kanken en rosa, o la lámpara de Mifffy que me enamoró en París hace un año (ya sabéis que somos muy fans)

niños

1  2  3  4  5  6  7  8  9  10

Como veis, un espacio sencillo pero lleno de buenas ideas. Espero que os sirva de inspiración.

PD: muchas gracias a todos los que me habéis animado a continuar con el blog. Mi intención es retomarlo con más asiduidad, y dedicarle tiempo y cariño.

Un beso!

Compártelo

Currently loving… yellow!

En mi familia saben que yo era una persona muy de etapas, o más bien, muy de obsesiones. Cuando me daba por una cosa era horrible, porque me obsesionaba con ello y no podía centrarme en nada más. Me pasó con algunos discos, como por ejemplo el Mellon Collie and the Infinite Sadness de Los Smashing Pumpkins, que podía oir mil veces a lo largo del día. O cuando me dio por el punto de cruz y me quedaba hasta las 4 de la mañana borda que te borda. O la temporada en que iba vestida con camisetas de las Supernenas y bolsos de Pucca para desesperación de mi madre. Como veis, obsesiones de lo más dispares, pero cuyo común denominador era la intensidad con que las vivía. El paso del tiempo consiguió hacerme una persona mucho más centrada, con sus pequeñas locuras controladas. Pero sigo viendo en mí atisbos de aquella adolescente cuando descubro por ejemplo que en mis fotos y en mi vida diaria se ha colado el color amarillo. amarilloamarillo_dagligamarillo 3amarillo 5amarillo 6

Ya sea en la ropa que les compro a Mateo y Julia, como ese chubasquero de Zara que me enamoró en cuanto lo vi, o en los complementos en los que me fijo para mi casa. ¡Incluso en las flores! En la floristería a la que suelo acudir no se creían que estuviese pidiendo mimosa y ranúnculos amarillos. Será que el invierno ha sido especialmente gris o que ya tenemos muchas ganas de luz y días más largos. Será que buscamos colores vibrantes que nos trasmitan energía y positivismo, pero el amarillo es tendencia (sólo hay que mirar los lookbooks de la nueva temporada) y a mí me encanta.

Espero que tengáis un feliz fin de semana ahora que por fin ha salido el sol.

 

 

 

 

Compártelo